ESTUDIO DE RIESGO SANITARIO

¡Controle la inocuidad de su miel para el consumo!

Cuando se instalan colmenas en medios altamente antrópicos (medio urbano, industrial o agrícola), se evoca a menudo la pregunta de la inocuidad. Los estudios demuestran que por regla general los contaminantes del ambiente recolectados por las abejas, se encuentran raramente en las mieles. De hecho, las abejas se contaminan principalmente por adsorción y solo algunas veces por ingestión.

Sin embargo, si usted desea vender su miel o distribuirla (a sus empleados, clientes o vecinos, por ejemplo), es preferible confirmar con anticipación si puede ser consumida sin ningún riesgo para la salud humana.

A partir de una muestra de miel recolectada, proponemos analizar los contaminantes específicos que la miel podría contener. Los resultados permiten calcular los niveles de contaminantes ingeridos por el consumo de la miel, además de la exposición promedio por la alimentación total. Estos datos son posteriormente comparados con los Valores Toxicológicos de Referencia para verificar la inocuidad de la miel para los adultos y para los niños.



Análisis posibles: Elementos traza metálicos, HAP, pesticidas (matriz: pan de abeja), dioxinas/furanos, PCB, COV, partículas finas, plomo, mercurio, arsénico, cadmio, níquel.
parallax background