ESTUDIO DE LA BIODIVERSIDAD

Transforme su entorno para proteger los insectos polinizadores.

Desde hace 5000 años, el hombre y las abejas han co-evolucionado juntos y la supervivencia de las dos especies está íntimamente ligada: las actividades humanas pueden impactar la población de las abejas y de la salud de estas depende la polinización de nuestros cultivos.

De hecho, gracias a sus actividades de pecoreo, las abejas domésticas y salvajes contribuyen a la polinización del 80% de las especies de plantas florales. Según el INRA, la polinización de los cultivos representa cada año 9.5% del valor total de la producción alimenticia mundial. Lo que representa 153 billones de euros. Si los polinizadores desaparecen, no habrá más producción de granos ni de frutas esenciales para nuestra alimentación.

Más allá de los aspectos alimenticios y económicos, la protección de los polinizadores representa un gran desafío para la preservación de la biodiversidad de nuestro planeta.

Por esta razón y en asociación con la oficina de estudios de ecología aplicada EFIKOS, ponemos a su disposición nuestros servicios, bajo la política de protección de los polinizadores.

Este acompañamiento personalizado puede comprender todo o una parte de los siguientes proyectos:
Este nuevo servicio, completa nuestra oferta de base en relación con la abeja doméstica. También permite considerar nuestro impacto sobre el ambiente de manera más global y poner en marcha acciones concretas para la preservación de la naturaleza